Así fue el #Cantabileando2016: Austria (Día 4)

Una vez cumplidos nuestros compromisos, comenzábamos una segunda parte del viaje más relajada. ¡No íbamos a venir a Austria solo para trabajar!

Así que de nuevo madrugamos para poner rumbo otra vez a Viena, porque además de la casa de Mozart, la Catedral y el Hofburg, no podíamos regresar sin ver una de los palacios imperiales más famosos que existen: Schönbrunn.

Allí tuvimos que dividirnos en dos grupos para hacer una visita guiada por el palacio que le encargó el emperador Leopoldo I al arquitecto Johann Bernhard Fischer von Erlac para su hijo Joseph, que luego sería el emperador José I pero que vivió su época de máximo esplendor con la Emperatriz María Theresa y así conocer un poco la historia de los Habsburgos.

La visita terminó en los jardines, que tardamos el resto de la mañana en recorrer y en disfrutar. Echadle un ojo a las fotos y lo comprenderéis.

Después nos volvimos a Viena para comer, y los grupos se organizaron la tarde según sus gustos personales, así que unos visitaron museos, otros se fueron al Iglesia de San Carlos, otros hicieron un recorrido por la Ringstrasse para visitar el Parlamento, el ayuntamiento y la Iglesia Votiva, pero el que más y el que menos tuvo tiempo para probar la tarta Sacher o para un helado en Zanoni y comprarse algunos recuerdos.

Y así llegó la cena, y como suele ser habitual, el dueño del restaurante nos pidió que cantáramos algo, así que primero lo hicimos dentro y luego fuera en la terraza. Así que sin querer casi damos un concierto improvisado.

Y así de contentos cogimos nuestro autocar para volver a Altenburg, que al día siguiente tocaba madrugar de nuevo para visitar la cuna de Mozart: ¡Salzburgo!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *