Así fue el #Cantabileando2016: Austria (Día 3)

El tercer día comenzaba bien temprano. A las 7.30 salíamos de Altenburg hacia Viena. Había que aprovechar el día para intentar ver todo lo que pudiéramos de una de las ciudades más impresionantes de Europa antes de nuestro concierto. Un concierto que fue posible gracias a las gestiones de la Embajada de España en Austria, en particular de la sección cultural y del interés del Consejero cultural  D. Jorge Urbiola por nuestro proyecto y de su personal (Sara Armisén y Pilar Barrés) que contactaron con la Peterskirche para incluirlo en su programación cultural.

Llegamos a Viena a las 9 de la mañana para hacer una visita guiada por los principales puntos de la ciudad, comenzando por la plaza de María Teresa donde recogimos a nuestra guía, Cristina Iparraguirre, y en una primera parte en autobús nos fue explicando la historia de la ciudad mientras recorríamos la Ringstrasse y pasábamos por delante del Parlamento, el Ayuntamiento, la Iglesia Votiva la ópera el Albertina. En una segunda parte de recorrido a pie, nos explicó los detalles del Hofburg, el Graben, al Peterskirche donde íbamos a actuar por la tarde y la Catedral entre otras cosas.

Al terminar esa visita guiada, teníamos una cita ineludible ¡la Casa de Mozart! No podíamos estar en Viena y no pisar los espacios donde vivió  el compositor sobre el que gira nuestro repertorio.

Por supuesto, además de ver todo lo que la casa museo tiene sobre el compositor, ¡no pudimos evitar cantar!

Después de una mañana tan intensa, nos fuimos a comer para reponer fuerzas y luego un poco de tiempo libre hasta el ensayo antes del concierto.

A las 18.30 ya estábamos ensayando en la Peterskirche para probar el magnífico órgano y que pudiéramos adaptarnos al sonido de la iglesia, y a las 20.00 estábamos preparados para el concierto tal como había anunciado la Embajada.

Así que con una iglesia llena y con el Embajador de España, D. Alberto Carnero, entre el público, comenzamos. Para todos fue un día especial poder llevar a Viena la Misa de la Coronación y cantarla no solo donde Mozart vivió y compuso la mayoría de sus obras, sino en una ciudad donde existe un público especializado que juzgaría nuestro trabajo.

Y por los aplausos del público que nos regalaron en pie y los comentarios del personal de la Peterskirche y el propio embajador, parece que superamos el reto.  Era la segunda visita del coro a Austria, y tal como él mismo nos contó, en Austria cuando algo se hace 3 veces se convierte ya en tradición, así que esperamos que haya una tercera visita, para convertir en realidad esa tradición.

Y con la emoción de un concierto estupendo, nos fuimos a cenar para después regresar a Altenburg a descansar, porque al día siguiente aún nos quedaban muchas cosas por ver.

Ya sabéis … #Cantabilenopara

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *